27 de mayo de 2010

Eterno, fugaz... siempre estaré a tu lado.

Agáchate. Corre. Respira. Esquiva. Vive.

Derecha, izquierda, crujir de aceros, sonidos de tormenta. Centésimas, centésimas tarde. Falló. Mi espada seccionó limpiamente su cuello. No hay tiempo.

Vuelta, giro. Su yelmo intimida, pero no asusta. Mejor que el anterior, más rápido. Zigzag.

Sonidos de pelea, el silbido de una flecha. Centésimas ya, son demasiado: milésimas. Vuela, me agacho, tarde. Se clava en mi pierna, un dolor lacerante me sacude.

Huyo. ¿Cómo? Cerrando los ojos.

Abiertos de nuevo.

No hay guerra, no hay dolor, no hay sangre.

Ahora estás ante mis ojos. El viento mueve tu cabello. Esta vez es un eterno y fugaz segundo, perdido en tu mirada, me inclino y te robo. Rozo mis labios con los tuyos, ladrón de besos.

Antes de volver me queda tiempo para ver en tus ojos sorpresa y desconcierto. Antesala de tu enfado. Sonrío… y cierro los ojos.

Gritos de dolor. Interpongo el metal al rojo en su camino de muerte. Herido, no aguanto. Tirabuzón y mi espada vuela de mi mano.

De nuevo el silbar. Esta vez a tiempo. Me inclino un poco más. La flecha vuela, se clava en su pecho, atraviesa su armadura con la fuerza del rayo.

No me detengo. Con fuerza, aunque duela, arranco la saeta de mi pierna y se une, en irremediable destino, a su mortal compañera en el pecho del enemigo.

Cojeo. Me levanto. Tomo mi arma de nuevo. Cierro los ojos. De nuevo tarde.

Dolor infernal en el estomago. Puedo sentir el letal rozar de la hoja dentro de mí. Y, acto seguido, un dolor mayor en mi mejilla. Duele más.

“Oigo” el dolor. Un bofetón.

Y entonces suplico. Suplico porque el bofetón sea lo verdadero.

Porque si sigo oyendo tu caricia… ninguna estocada podrá matarme… siempre seguiré estando vivo.

Eterno, fugaz, siempre estaré a tu lado.

3 comentarios:

  1. JUDITH! jajaja! =)
    en realidad... creo que me quedó bastante liosa la parte de batalla xD

    ResponderEliminar
  2. Es una batalla, es difícil captar los detalles, todo es muy rápido, desordenado. Lo muestra genial tu relato!!

    ResponderEliminar

El reflejo de tu alma...