3 de enero de 2012

Sombras.

El reflejo de las llamas en sus ojos era el espectáculo más hermoso que había visto nunca. Bailaban, brillantes, como miles de luciérnagas que se persiguieran unas a otras en un eterno juego. «Ojalá estuviera un poco más cerca…» parpadeó.
Fue solo una milésima de segundo, pero cuando volvió a abrir los ojos, su mundo había desaparecido. Un tapiz de sombras le rodeaba por todas partes, ni rastro ya de la hoguera, de los árboles, de más vida que la suya.
- ¿Hola?
De no ser porque la oscuridad eclipsaba el resto de sus sentidos, habría confundido aquel sonido con alguna rata, con el viento arrastrando la arena, moviendo las ramas de los árboles…
- Decadencia, Jared Skygrey. Decadencia…
- ¿Quién está ahí?
Paso a paso, una de las sombras adquirió consistencia y se aproximó hacia él, no caminando, sino más bien, o eso le pareció a Jared, desplazándose con ligereza sobre la grava del suelo.
- ¿Qué… qué eres…? – el susurro cubierto de escarcha apenas abandonó sus labios. Empezó a temblar sin control antes de llevarse la mano al cinto y poner a Almenara entre ambos.
- Ni un paso más, demonio. No voy a repetirlo.
- ¿O qué? ¿Me atravesarás con tu espina de acero? – la voz de la sombra era sibilina, siseante. Se arrastraba por el aire, penetraba en su cabeza, clavaba sus colmillos en lo más profundo de su mente. – No niego que me mataría. Pero por cada sombra que mataras, mil se abalanzarían sobre ti. Solo la luz puede destruir…
- ¡Cállate!
- … a las…
- ¡TE HE DICHO QUE TE CALLES!
- … sombras…
Con un medio giro y una finta a la derecha, Almenara atravesó limpiamente el volátil cuerpo del demonio, disolviéndolo, desintegrándolo… solo para que, justo en el lugar que ocupara segundos antes, otra esbelta silueta cobrara fuerza.
- Es inútil, Decadencia. No puedes destruirnos, ¿y sabes por qué?
Un sudor frío le recorrió la espalda mientras intentaba controlar los innumerables escalofríos que le zarandeaban el alma. No había salida, era consciente de ello, pero no moriría sin luchar.
- Porque tienes…
Jared se llevó las manos a la cabeza, cayó de rodillas.
- … miedo. 

4 comentarios:

  1. *o* Me he quedado muda. Me ha encantado. Buen comienzo de año por tu blog, oye. Poco más me queda por decir.
    FELIZ AÑO.
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  2. Libro que te tienes que leer: http://libros-y-mas-libros.blogspot.com/2011/12/marca-de-nacimiento-caragh-m-obrien.html

    ResponderEliminar
  3. Ahora que lo he releído por vigésima vez creo que el primer párrafo se me coló y no pinta nada xD Es que al principio iba a escribir otra cosa... pero me da palo escribirlo, luego, si eso xDDDD -.-

    ResponderEliminar

El reflejo de tu alma...