19 de octubre de 2010

Bajo ellos los riscos del acantilado les observaban, amenazantes. Mas al sur el verdor intenso del bosque salvaje, lo más lejano conocido de la civilización.

- ¿Por qué nunca me miras a los ojos? – inquirió ella en un susurro.

El sol se ponía en el horizonte, levantando brillos argénteos del vasto entramado vegetal. Un viento húmedo y cortante la estremeció.

- Porque tengo miedo… miedo a que te mire y vea en ellos algo que no pueda soportar.

Con la vista clavada en el paisaje se dio la vuelta y se marchó.

Ella volvió a estremecerse, solo que esta vez hasta el viento había enmudecido con la sombra que subyacía en sus palabras.

6 comentarios:

  1. Silencios ciegos de las rupturas, muy triste.

    BEsos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué hermoso y triste al mismo tiempo! Escibres fenomenal,

    Un abrazo,

    Manu UC.

    ResponderEliminar
  3. que bonito lugar!! gracias por participar en la pag del tuenti.
    Te gustaría conocer mi blog? Visitame en http://www.eldiariosecretodecoquette.blogspot.com/
    Hasta pronto^^

    ResponderEliminar
  4. veremos que escondes en esa url ;)

    ResponderEliminar
  5. Bonita imagen. La describes muy bien, casi haciendo que podamos trasladarnos allí. Pienso que deberías dejar de decir que lo que escribes "no es para tanto". ^^

    ResponderEliminar
  6. Jajajajajaja!! Tengo muy arraigada esa coletilla, lo sé, y tb sé que puede parecer pedante xDDDD pero no sé... estás cosas las escribo en muy poco tiempo y sin pensarlo demasiado... pero cuando salen bien me enorgullezco: el de la ciudad de los juguetes rotos me gustó un montón como quedó :D

    ResponderEliminar

El reflejo de tu alma...